Connect with us

Críticas de cine

Selena Gomez, mi mente y yo: una terapia imperdible

Un rayo de luz para las personas que lidian con problemas de salud mental en una sociedad fanática de la perfección

Publicado hace

en

selena-gomez-mi-mente-y-yo-pelicula-critica-documental
5/5

No todo lo que reluce es oro. El documental de Selena Gomez: Mi mente y yo, de Apple TV+, es un retrato del costo de la fama. Un viaje desgarrador que pone el foco en la salud mental. Se vale estar mal, solo hay que alzar la voz. Esto es lo que pretende el cineasta Alek Keshishian (Madonna: Truth o Dare) a través de la artista, quien muestra su lado más vulnerable y real para quitar un tupido velo a un tema muy tabú. Mi mente y yo es una terapia imperdible que arroja un rayo de luz a personas que se sienten en un callejón sin salida. 

TRÁILER DE SELENA GOMEZ: MI MENTE Y YO | APPLE TV+

El metraje de, aproximadamente hora y media, abarca seis años de la estrella del pop en donde, además de su trastorno bipolar, batalla con otros demonios como el lupus- enfermedad autoinmune que le diagnosticaron en 2014- y la presión desorbitada de la fama, pues Selena tiene un miedo constante a decepcionar. 

“Tengo que dejar de vivir así”, afirma durante un ensayo para su gira Revival Tour (2016). Selena se muestra insegura, incapaz de valerse por sí misma y harta de que la encasillen con su ex novio, Justin Bieber. Se siente incomprendida, anhela una vida como la de cualquier mortal de a pie, lejos del ojo del huracán. 

Un abrazo a la normalidad 

Selena necesita abrazar la normalidad, por lo que se reconecta con su pasado. El documental capta momentos conmovedores durante una visita a su antiguo vecindario y colegio para después saltar a Kenia, lugar donde todavía está su corazón.  

En el país africano hace un recorrido por las escuelas a las que ayudó a recaudar dinero. Conversa con los estudiantes y vuelve a tener una conexión real porque convivir con gente sencilla-que no espera nada a cambio- es salud y felicidad, algo que los flashes del estrellato le arrebataron desde edad temprana.

De hecho, el documental contrasta estas secuencias en el Masái Mara con un viaje promocional a Londres y París. En las capitales del mundo de la moda contesta de malas a varias entrevistas que le parecen superficiales y hacen sentir como un “producto”. A simple vista, seguro que, en su día, dio mala imagen y desató críticas. Ahí entra en juego el no juzgar porque desconocemos qué está pasando la otra persona. 

Selena Gomez y la batalla contra la perfección

Al final, Selena es simplemente humana. Admite sus errores. Este mensaje cala a lo largo del documental y por eso merece la pena. Mi mente y yo es auténtico. La frustración de la actriz se palpa, al igual que el dolor. Keshishian logra que el espectador empatice ante la presión que existe en una sociedad dominada por la positividad tóxica, por el deseo de ser perfectos. 

Pero, ¿Qué tal si somos sinceros y luchamos juntos en esta batalla por la imperfección? Quizá encontremos la cura. 

Periodista y PR. Para mí las mejores sesiones de terapia son el cine y las series. Me gusta comentarlas y darles mi receta en soydecine.com. Alma dividida entre México y España.

Tendencias