Connect with us

Entrevistas

‘Señorita 89’ desmaquilla la realidad mexicana bajo el telón de los concursos de belleza

Hablamos con Lucía Puenzo, Bárbara López y Ximena Romo sobre la serie

Publicado hace

en

senorita-89-serie-entrevistas

No todo lo que reluce es oro y Señorita 89, la serie mexicana recién estrenada en STARZPLAY, pone sobre la mesa los disparatados costos de la belleza.

TRÁILER DE SEÑORITA 89 | STARZPLAY

La producción nos adentra en el México de los 80 y sigue a 32 mujeres que se preparan durante tres meses para coronarse reinas, en la remota finca La Encantada, cuya anfitriona y matriarca es Concepción (Ilse Salas). Lejos de vivir un sueño, las protagonistas sufren en carne propia el infierno de estos certámenes.

Este thriller dramático cuenta con una producción y dirección impecables, bajo el mando de los hermanos chilenos, Pablo y Juan de Dios Larraín, y la argentina Lucía Puenzo, quienes dejaron el listón muy alto con la serie La Jauría. Pablo, recientemente, acaparó titulares porque dirigió Spencer, película por la que Kristen Stewart fue nominada por primera vez al Óscar como Mejor Actriz.

Cruda realidad

Señorita 89, con la belleza como telón de fondo, saca a relucir flagelos de la realidad mexicana como el machismo, la violencia, el abuso de poder o la corrupción política, en donde la impunidad también cobra su papel protagónico.

senorita-89-starzplay-reparto
Señorita 89 | Imagen cedida por Starzplay

Todo lo que hoy nos escandaliza estaba permitido en 1989, no es un slogan publicitario, es real”, cuenta a Soydecine Lucía Puenzo, la directora y guionista de la serie.

No obstante, la unión hace la fuerza, hoy y siempre. Esta sororidad se refleja en Señorita 89, donde las protagonistas luchan juntas por sobrevivir, lo que termina siendo más relevante que el título de la belleza. “Yo siempre desmitifico que las mujeres nos llevamos mal, juntas somos muy poderosas. Cuando hablamos con ex concursantes fue muy conmovedor escuchar cómo se agrupaban ante el hecho de estar solas en una fábrica de reinas, por momentos una picadora de carne”, revela la cineasta argentina.

Estereotipos fuera

Después de entrevistar a muchas señoritas México, a la hora de escribir el guión, Puenzo rompió con los estereotipos de superficialidad que rodean a la belleza, de chicas simples, sin aspiraciones ni cultura. Su idea no fue victimizarlas, sino más bien destacar que, por circunstancias de la vida, muchas no pudieron acceder a una educación ni futuro prósperos.

La mayoría, de origen muy humilde, llegaban con los sueños de familias enteras a cuestas. Su meta era sacar sus vidas y las de sus más allegados adelante, por lo que “estaban dispuestas a lo que fuera y esto se manifiesta no desde el lugar de la víctima, sino desde el lugar del anhelo por un futuro mejor”, enfatiza la también directora del filme XXY.

Estos prejuicios de superficialidad también los tiene, en un inicio, el personaje de Elena, la voz narradora de la historia y que interpreta la actriz Ximena Romo. Elena es una joven universitaria que eligió la belleza como tema central de su tesis y llega a La Encantada para dar clases de cultura a las concursantes. Ahí descubre que cada una es víctima de sus propias circunstancias.

Fue una epifanía darme cuenta de que hay tantas cosas en las que participo y me afectan del machismo

ximena-romo-senorita-89
Señorita 89 | Imagen cedida por Starzplay

Elena me enseñó mucho. Una puede tener esta imagen del personaje de Sandra Bullock en Miss Congeniality, como algo fresa, rosa, y luego te das cuenta del obscurantismo que hay detrás. Elena llega con este prejuicio sobre quiénes son las concursantes y luego se percibe una transformación, donde se da cuenta que ella también es parte de este sistema. No tiene ningún tipo de poder sobre lo que sucede, aun creyendo que sí lo tiene. Esto fue lo más duro para mí, es decir, interpretar a un personaje que se presenta como una mujer fuerte, decidida, valiente e inteligente, y que termina siendo una víctima más”, dice Ximena Romo a Soydecine.

Fue una epifanía darme cuenta de que hay tantas cosas en las que también participo y me afectan del machismo, del sistema patriarcal y, en general, de todas las cuestiones que se nos plantean como mujeres en la vida cotidiana. La belleza es un tema que a todas se nos has puesto como un grillete en el que tenemos que entrar y estamos obligadas”, destaca.

Mosaico de voces

barbara-lopez-senorita-89
Señorita 89 | Imagen cedida por Starzplay

Cada capítulo muestra un contraste de realidades con la historia de cada protagonista. Junto con Elena, cobran relevancia las voces de miss Guerrero, Chihuahua, Oaxaca y Yucatán interpretadas por Bárbara López, Leidi Gutiérrez, Coty Camacho y Natasha Dupeyron, respectivamente.

Por ejemplo, Miss Oaxaca (Ángeles) trae las raíces del matriarcado indígena muy arraigadas; Miss Chihuahua (Jocelyn) es la viva voz del dolor causado por la violencia de México, ya que ha perdido a su hermana en una maquila; Miss Yucatán (Isabel) nació en una cuna adinerada y pudo estudiar; mientras que Miss Guerrero (Dolores) tiene un severo problema de adicción a las drogas y ya ha pasado por varios certámenes de belleza.

Dolores es un personaje que tiene tantas contradicciones y tantos matices… Es entrañable y adorable, a la vez desastroso, desesperante. Emocionalmente fue retador interpretarla porque tiene muchos picos de depresión y ansiedad. A su vez, es un personaje muy físico y esto fue doblemente retador porque antes de que iniciara este proyecto me rompí la rodilla. Por lo que tuve que esforzarme para no detener la energía que necesitaba Dolores”, nos detalla Bárbara López, quien tiene como libro de cabecera el Eneagrama, de Andrea Vargas, para entender mejor la personalidad de la gente y, por ende, la de sus personajes.

Este personaje me enseñó a aguantar los extremos, a arriesgarme, a exagerar en un tono dramático. Me retó a dejar de tener miedo y Lucía Puenzo saca lo mejor de una”, expresa la actriz.

Un pasado no tan pasado

Señorita 89 concentra en ocho episodios una dosis de realidad que retrata un pasado no tan pasado. Invita a reflexionar sobre un sistema patriarcal inmerso en la sociedad mexicana, del que son víctimas millones de mujeres. Pero, más allá de lo local, nos recuerda una metástasis global: la perfección normalizada. Si nos paramos a pensar, ¿cuántas veces hemos repetido la frase para estar guapas hay que sufrir?

La serie me fascina porque cuestiona lo que hay detrás de esa responsabilidad que tenemos las mujeres de ser bellas. Qué es lo que ganamos y perdemos. Las mujeres debemos realizar un viaje para darnos cuenta de hasta qué punto nos afecta lo que hemos aprendido desde pequeñas. Este viaje es una semilla, a partir de la cual, cada mujer puede deconstruir todo eso que le enseñaron y empezar a construir cosas nuevas para adueñarse de su propia vida. Es abrir los ojos y darnos cuenta de que vivimos en un sistema opresor”, manifiesta Ximena Romo.

Hoy en día tenemos las puertas abiertas para tomar el poder de nuestras vidas, debemos ser valientes luchar por nuestros derechos y trazar el camino de generaciones futuras”, concluye Bárbara López.

Puedes ver Señorita 89 en Starzplay.

Periodista y PR. Para mí las mejores sesiones de terapia son el cine y las series. Me gusta comentarlas y darles mi receta en soydecine.com. Alma dividida entre México y España.

Tendencias