Connect with us

Críticas de cine

She will: La lucha contra el patriarcado

La película se hizo con el premio al mejor debut en el festival de Locarno.

Publicado hace

en

she-will-pelicula-critica-filmin
3.5/5

La artista británica Charlotte Colbert debuta en el largo con She will, una historia de terror psicológico con un trasfondo de denuncia.

La película que llega a nuestro país de la mano de Filmin, cuenta la historia de una actriz madura que viaja a Escocia en busca de tranquilidad.

Una serie de acontecimientos harán aflorar traumáticos recuerdos del pasado y pondrán en marcha un implacable deseo de venganza.

La película, que para muchos es una clara canalización audiovisual del movimiento #MeToo, se hizo con el premio al mejor debut en el festival de Locarno.

She will y el terror estético

She will es más una película de sensaciones que de acontecimientos. Su fuerza no está tanto en lo que pasa ante nosotros sino en cómo se nos presenta. Colbert sabe crear una atmósfera tan estéticamente bella como aterradora. La fotografía de Jamie Ramsay y la sucesión de imágenes hipnóticas y sugerentes ayudan a crear un clima que atrapa como la red de una araña.

Acompañamos a Krige en su descenso a los infiernos de su psique. Un viaje en el que solo se puede salir vencedora si se es capaz de mirar a los demonios a los ojos. El empoderamiento del personaje principal es el producto de una catarsis en la que la conexión con el pasado de esas tierras juega un papel fundamental.

She will y sus tramas irregulares

Según su propia directora y guionista, She will “habla de venganza, del poder de la naturaleza, el inconsciente, la forma en la que llevamos dentro de nosotros la memoria muscular de todos los que vinieron antes y de todos los que vendrán después”.

La cinta conecta a varias generaciones de mujeres. La de la protagonista interpretada magistralmente por Alice Krige (Gretel & Hansel), su enfermera, a la que da vida Kota Eberhardt (X-Men: Fénix Oscura) y todas las que fueron quemadas por brujas en el lugar en el siglo XVIII.

En esa conexión emocional entre ellas, quizá la trama más evidente sea la de Eberhardt. En su intento por traer la denuncia a la realidad actual, Colbert cuenta una historia en la que la única que no se da cuenta de lo que está por suceder es la protagonista.

La historia gana fuerza e interés en todas sus facetas, cuando Krige está en pantalla.

She will es algo más que un producto #MeToo

Muchos críticos, amantes de etiquetas, han reducido la película de Colbert a una mera representación cinematográfica del movimiento #MeToo.

Al recurrir a este reduccionismo, tanto defensores como detractores del movimiento hacen un flaco favor a una película que es mucho más compleja que un slogan o una idea.

La cinta es todo un ejercicio artístico en el que el continente es tan importante como el contenido. De hecho, antes de dirigir esta película la artista británica había plasmado sus inquietudes a través de otras formas de expresión artística como la fotografía y las esculturas multimedia.

Nuestra valoración

En She will, Charlotte Colbert es capaz de construir una atmósfera tan cautivadora como asfixiante. A pesar de tratarse de su ópera prima, la directora británica dirige con maestría esta pieza de terror psicológico que se sustenta en un apartado estético visualmente hipnótico y unas actuaciones solventes.

La historia brilla especialmente cuando Alice Krige está en pantalla y pierde algo de interés cuando la trama transcurre alrededor de Kota Eberhardt. Dos tramas que no están al mismo nivel y que acaban por afectar ligeramente a nuestra sensación inmersiva.

Colbert nos regala una protagonista compleja y nos permite acompañarla en su proceso de transformación de víctima a mujer empoderada.

Los que busquen un terror convencional deben buscar en otra parte. She will es un terror cocido a fuego lento, envolvente y fabricado a base de belleza.

Nacido en Las Palmas. Licenciado en filología inglesa. Autor del libro de relatos "Siluetas" y de la novela "Las sombras que fuimos". Cocreador de la página de cine B Entre ninjas y lagartos. Actualmente reside en Maine (EEUU)

Tendencias