Connect with us

Críticas de cine

The Tender Bar: Affleck al rescate de Clooney

George Clooney dirige The Tender Bar, un drama familiar basado en las memorias del escritor J. R. Moehringer.

Publicado hace

en

the-tender-bar-critica
2/5

El propio George Clooney produce, junto a Amazon Studios, The Tender Bar, biopic del periodista y escritor ganador del premio Pullitzer en el año 2000 por sus trabajos en el New York Times y en el Los Ángeles Times.

La película protagonizada por Ben Affleck y Tye Sheridan ha sido estrenada en unos cuantos cines antes de dar el salto final a la plataforma de Amazon.

The Tender Bar no arriesga

TRÁILER THE TENDER BAR | AMAZON PRIME VIDEO

La historia de The Tender Bar nos suena conocida. Un ejemplo más del cine estadounidense del hombre hecho a sí mismo. Otra muestra del sueño americano del que alcanza la gloria empezando desde cero.

No es solo la trama la que avanza sin sorpresas. La dirección de Clooney también parece deambular por el camino marcado, usando el piloto automático. Lo que sucede delante y detrás de las cámaras carece de personalidad. Lo peor que puede decirse de un drama es que no emociona. Como espectadores, hemos sido incapaces de conectar con lo que sucede ante nosotros. Asistimos al devenir de los personajes con la misma pasión que admiramos peces nadando de lado a lado en una pecera.

Un padre ausente, una familia obligada a vivir con el abuelo, Christopher Lloyd, por no poder pagar el alquiler y un tío, Ben Affleck, que regala consejos desde la barra de un bar. Esos son los elementos por los que transita la película sin proponer nada que no hayamos intuido desde los primeros minutos de metraje.

Una historia de personajes

Los acontecimientos de The Tender Bar se esconden detrás de los distintos personajes que pueblan la pantalla.

Esta es, fundamentalmente, una película de personas, cada una con su drama. El protagonista es J.R. Moehringer, un aspirante a escritor, interpretado en su infancia por un sorprendente Daniel Ranieri, que, a sus diez años, debuta en el cine.

El encargado de dar vida a J.R. en sus años de universidad es Tye Sheridan (El Contador de Cartas,The Night Clerk). La actuación de Sheridan nos resulta mucho menos convincente y su aparente apatía nos pone difícil empatizar con el personaje.

the-tender-bar-prime-video
CHRISTOPHER LLOYD Y DANIEL RANIERI en THE TENDER BAR | Foto: CLAIRE FOLGER © AMAZON CONTENT SERVICES LLC

El abuelo Christopher LLoyd (Regreso al Futuro), la madre Lily Rabe (Fractured) o el padre Max Martini (Pacific Rim) son personajes construidos a base de clichés y encorsetados en los rasgos sin matices que los definen.

Se salva, junto al joven Ranieri, otra recién llegada, Briana Middleton, que compensa la insulsa actuación de Sheridan, con el carisma de su personaje.

Aunque, de entre toda esta galería de personajes estereotipados, saca la cabeza el tío Charlie. Ben Affleck sabe dotar al personaje de una personalidad de la que carece en el guión. El actor, que tantas críticas ha recibido durante su carrera, sale al rescate de George Clooney (quién nos lo iba a decir) y su actuación convierte la cinta en un producto menos mediocre.

Affleck está en estado de gracia como demuestran sus papeles en las recientes The Last Duel de Ridley Scott o en The Way Back de Gavin O’Connor. El actor, además, ha sido nominado a un Globo de Oro por este papel. El resto del elenco se limita a gravitar a su alrededor.

Cuando Affleck, Ranieri o Middleton no están en pantalla el poco brillo de la cinta se apaga por completo.

The Tender Bar y el padre ausente

De todas las tramas que dirige George Clooney en The Tender Bar, la más recurrente es la de la ausencia de la figura paterna.

Paradójicamente, el padre de J.R. está siempre presente en la película. O por lo menos, lo está su ausencia.

El dolor por la falta de un referente paterno impregna cada escena del metraje. Mediante una voz en la radio en la que trabaja como locutor, en los constantes desplantes a los que somete al protagonista e incluso en las conversaciones que mantiene con su hijo en las que se evidencia su falta. Cuando está en pantalla, es solo para desplegar su violencia. Cuando no lo está, todo se tiñe de abandono.

El joven aprendiz de periodista incluso lleva la carga de un nombre J.R. (Junior) del que reniega varias veces durante la película.

Sin embargo, esa ausencia se hace un poco menos dolorosa gracias a un tío Charlie que lo acoge como a un hijo y le regala consejos mientras sirve cervezas a los habituales del Tender.

La molesta voz en Off

Somos conscientes de que en Soydecine.com tenemos poca paciencia con las voces en off en el cine. Es algo que, desgraciadamente, sucede cuando se adapta una novela y no se sabe contar con imágenes lo que en el libro se cuenta con palabras.

Ese es el reto de convertir una novela en un guion cinematográfico. Aquí la labor corre a cargo de William Monahan. El guionista ganó un Oscar de la Academia por otra adaptación, en aquella ocasión se trataba de otra película, Infernal Affairs, a la que transformó en The Departed para Scorsese.

Aquí, la voz en off aporta poco y se convierte en ese mosquito que nos persigue en las noches de verano.

Lo bueno y lo malo de The Tender Bar

La adaptación de la novela autobiográfica The Tender Bar, escrita por J. R. Moehringer en 2005 es asépticamente correcta.

George Clooney parece dirigir la cinta como si fuera un trámite que quiere quitarse de encima. El resultado es una historia que cumple pero no emociona. Un drama carente de alma en el que solo la actuación de Affleck salva los muebles.

La película es una galería de personajes estereotipados que navegan por lugares comunes. De esos personajes, además de Affleck, el pequeño debutante Daniel Ranieri y la recién llegada Briana Middleton parecen tener algo de interés en que el barco no naufrague.

La película se ve y se olvida con la misma facilidad con la que Clooney parece haberla dirigido. Sin arriesgar, sin alardes, para cumplir expediente.

Nacido en Las Palmas. Licenciado en filología inglesa. Autor del libro de relatos "Siluetas" y de la novela "Las sombras que fuimos". Cocreador de la página de cine B Entre ninjas y lagartos. Actualmente reside en Maine (EEUU)

Tendencias