Connect with us

Críticas de cine

Crítica de Till Death: hasta que la muerte nos separe

Publicado hace

en

till-death-hasta-que-la-muerte-nos-separe-critica

Tras haber rodado apenas cuatro cortometrajes en diez años, el director australiano Scott Dale dirige en Till Death (Hasta que la muerte nos separe) su primer largometraje. Un thriller de gato y ratón con una Megan Fox que lucha por sobrevivir a sus captores en un desolador paisaje helado.

S.K. Dale solo necesitó echarle un vistazo a las primeras páginas del guion de Jason Carvey para decidir que quería dirigir la película. Un guionista desconocido y un director novato se ponían manos a la obra para levantar el proyecto. La llegada de Megan Fox (Transformers) lo hizo todo más fácil.

La historia de Till Death

TRAILER DE TILL DEATH | VÉRTICE CINE

A Scott Dale le encantó la idea inicial de la historia. Una mujer que disfruta de un fin de semana romántico con su marido en una casa aislada entre la nieve. El problema es que el marido sabe que ella tiene un amante y ha orquestado un retorcido plan de venganza. El resultado es una lucha frenética por la supervivencia en la que el entorno helado es lo menos peligroso.

La incorporación de la actriz nacida en Tennessee fue el pistoletazo de salida a un proyecto que, nada más empezar, tuvo que detenerse por culpa de la pandemia. En palabras del propio Dale: “el proyecto estuvo a punto de no salir adelante. Fueron semanas de incertidumbre muy duras.”

Entonces llegó el verano y la luz verde volvió a brillar en el set de rodaje. Un plató situado en unos estudios en Bulgaria y en el que hubo que recrear un árido paisaje nevado. Así fue como el plató de Sofía se llenó de millones de trozos de papel. El CGI hizo el resto.

Sin alardes

Más allá de un par de elementos, Till Death no es una película original. La historia de Carvey es bastante simple. De hecho, la cinta nos recuerda en su primer tramo a El Juego de Gerald. A partir de ahí, poco más. Una huida constante hasta las letras finales. Nada que no hayamos visto antes mil veces.

Screen Media produce una película de presupuesto reducido, muy pocos actores en pantalla y un único lugar en el que desarrollar todo el argumento.

Una infidelidad, un viaje en coche a ninguna parte y un disparo que lo pone todo en marcha. Todo en apenas diez minutos para tener la historia en su punto álgido: Megan Fox huyendo de unos matones a sueldo mientras arrastra el cadáver de su marido al que está encadenada. Comienza un juego de gato y ratón incomprensible en el que los acontecimientos absurdos se suceden sin darnos tregua.

Un elenco reducido

No entendemos muy bien las buenas críticas que ha recibido la actuación de Megan Fox, más allá del tremendo esfuerzo físico que despliega en la película. Es verdad que la actriz está a la altura de las exigencias de un guion que demanda de ella mucha energía. Es en esas partes en las que brilla. De hecho, sobre el papel Fox debía tirar de un maniquí para desplazarse. El director decidió sustituir el maniquí por un especialista para que resultara más creíble. El resultado fueron una gran cantidad de golpes y magulladuras. 

Sin embargo, en el resto de las escenas, la actuación de Megan Fox es poco creíble y desprovista de matices. 

Su marido es Eoin Macken (Resident Evil: The Final Chapter) y los asesinos que la persiguen, Callan Mulvey y Jack Roth.

Estos matones son dos actores con gran experiencia en la industria, incluidas grandes producciones como Avengers: End Game, 300: Rise of an Empire o la aclamada Zero Dark Thirty en el caso de Mulvey y Rogue One: A Star Wars Story y Bohemian Rhapsody en el de Roth. 

El guion les hace un flaco favor, obligándoles a convertirse en unos personajes que bordean la caricatura y que, a ratos, nos recuerdan a los Harry y Marv de Solo en casa.

Till Death: veredicto final

Con Till Death, Scott Dale dirige un thriller entretenido, que no baja el ritmo y que parte de un inicio prometedor.

Sin embargo, el interesante primer tramo se desdibuja para convertirse en una carrera sin final de persecuciones absurdas y escenas más que debatibles.

Si buscas algo para pasar el rato, Till Death cumple su cometido. Si esperas algo más, la película te va a dejar más frío que a su actriz protagonista.

2/5 - (1 voto)

Nacido en Las Palmas. Licenciado en filología inglesa. Autor del libro de relatos "Siluetas" y de la novela "Las sombras que fuimos". Cocreador de la página de cine B Entre ninjas y lagartos. Actualmente reside en Maine (EEUU)