Connect with us

Críticas de cine

Top Gun: Maverick, un Blockbuster de altos vuelos

La secuela del clásico de culto llega a los cines el 26 de mayo

Publicado hace

en

top-gun-maverick-pelicula-critica

Tras años de espera e infinidad de dudas, Top Gun: Maverick llega por fin a las salas de todo el mundo. Dirigida por Joseph Kosinski (Oblivion, Tron Legacy) y producida por el propio Cruise y otro de sus amigos, Christopher McQuarrie (quien también se ha encargado del guion), la secuela del clásico de culto de finales de los 80, Top Gun, por fin ve la luz.

Nacida para la gran pantalla

TRÁILER DE TOP GUN: MAVERICK | PARAMOUNT

No hay misión imposible para Tom Cruise. El estadounidense sabe muy bien cómo hacer estas cosas, y ha estado esperando el tiempo necesario para que Top Gun: Maverick llegara en el momento idóneo a las salas. Entre muchas de las parafernalias en las que se ha visto envuelta esta producción, hubo una muy en particular que habría cambiado su destino. Hace no mucho tiempo, y con la llegada de Paramount+ a todos los rincones del mundo, desde las oficinas de la productora se barajó la posibilidad de estrenar esta secuela directamente en la plataforma. A Tom Cruise no le gusta perder ninguna batalla, y por supuesto luchó para que esto no sucediera, y todos/as pudiéramos disfrutar de la película como realmente se lo merece: En una sala de cine.

Esto siempre suma, pero en el caso de Top Gun: Maverick podríamos decir que es obligatorio. La escuela de Top Gun ha preparado a sus mejores pilotos, y verlos en una pantalla gigante, con un sonido envolvente en una sala de cine, será lo más parecido a asistir a una de las clases de vuelo que imparte Tom Cruise desde el interior de la cabina de un F-18.

Top Gun: Maverick, bienvenidos a Top Gun

Ya desde su opening al ritmo de “Danger Zone” de Kenny Loggins, Top Gun: Maverick se ganará el corazón de los más nostálgicos.

La historia arranca con Tom Cruise que retoma su papel como Pete “Maverick” Mitchell, una leyenda en Top Gun que actualmente trabaja en una empresa privada como piloto de pruebas. Cuando su trabajo termina con una velocidad récord y un prototipo estrellado, Maverick recibe órdenes de Iceman (Val Kilmer) de regresar a Top Gun y entrenar a un grupo de aviadores para librar una misión de máximo riesgo. Entre el grupo de jóvenes promesas se encuentra Bradley “Rooster” Bradshaw (Milles Teller) el hijo de Goose, que fue el compañero y mejor amigo de Maverick antes de morir en una misión cuando formó parte de la línea de pilotos de Top Gun.

En lugar de poner a los actores en una cabina de estudio y hacer coincidir las tomas con imágenes aéreas reales como se hizo en Top Gun, Kosinski y el productor Jerry Bruckheimer enviaron a su elenco al cielo y capturaron sus reacciones con cámaras IMAX. Varios meses de instrucción para Cruise y sus chicos han sido el resultado de las imágenes que aparecen en la película. Un entrenamiento muy duro al nivel de cualquier piloto de cazas y que resulta plenamente satisfactorio para los que lo vemos desde una butaca.

Tom Cruise, profe delante y detrás de las cámaras

Sin duda las secuencias de acción son la mejor baza de Top Gun: Maverick. Muchas de las imágenes aéreas dejarán a más de uno sin aliento y muy probablemente superen a lo capturado por Tony Scott y el director de fotografía Jeffrey Kimball en su día. A pesar de todo, son los personajes que están en el interior de las cabinas los que mantienen el interés del espectador. Kosinski consigue darle bastante verosimilitud a los arcos de cada personaje dentro de un guion que resulta bastante típico y predecible. Ejemplos de ello sería la historia entre Rooster y Hangman (Glen Powell) que viene siendo la misma que ya vimos entre Iceman y Maverick; o el personaje de Penny (Jennifer Connelly) que no aporta mucho más allá de su aparente afán de desmentir la teoría que planteó en su día Quentin Tarantino.

Pero todo esto se ve compensado como decimos por un apartado técnico soberbio y un ritmo demoledor. En sus poco más de dos horas, la película consigue generar la suficiente expectación como para que no perdamos el interés referente a su historia. Además, las escenas de acción están magníficamente repartidas en su transcurso, algo que resulta muy efectivo, ya que precisamente ahí es donde Top Gun: Maverick puede llegar a deslumbrar.

Conclusión

VÍDEOCRÍTICA DE TOP GUN: MAVERICK | CANAL DE SOYDECINE.COM

Top Gun: Maverick quizás no tenga la magia que tuvo su antecesora, pero mejora prácticamente todos sus apartados.  Es evidente que Tom Cruise ha sabido realizar un cocktail agitado y delicioso en el que no solo se destila nostalgia y apego hacia la cinta original, sino que también cuenta con un sabor propio que podríamos considerar único dentro de este género llamado “blockbuster”. Y esto se reduce básicamente a un apartado técnico sobresaliente. Top Gun: Maverick se postula con mucha fuerza como la mejor superproducción, dentro de toda esta ristra de remakes y secuelas de lo que va de año. Un viaje obligatorio y que hay que vivir sí o sí en las grandes salas.

Podcaster y gran amante del séptimo arte. Puedes escucharme en el podcast de Puro Vicio y en el de Soydecine.com

Tendencias