Connect with us

Series

Un caso francés, un asesinato no resuelto

Crítica de Un caso francés, una serie basada en un caso real de asesinato no resuelto.

Publicado hace

en

Un caso francés serie

Un caso francés es un drama criminal basado en un caso real, un enigmático asesinato que ocurrió en una pequeña localidad francesa en 1984. Producida por Cheyenne Federation en coproducción con TF1 y BE-FILMS, la distribuidora Starzplay nos trae esta serie que nos cuenta de forma fidedigna lo que ocurrió aquel triste 1984.

El 16 de octubre de 1984 ocurre algo que cambia la vida de Christine y Jean-Marie Villemin para siempre: su hijo de cuatro años es asesinado. Entonces, comienza una investigación policial llena de complicaciones, incompetencia e intromisiones por parte de la prensa. Debido a la envergadura del caso, este cambió para siempre el enfoque de los medios de comunicación y de la justicia sobre una investigación.

Los medios de comunicación en Un caso francés

TRAILER DE UN CASO FRANCES | STARZPLAY

Ya en la propia sinopsis de Un caso francés se nos dice lo siguiente: este caso cambió para siempre el enfoque de los medios de comunicación y de la justicia sobre una investigación. Y creo que la serie logra transmitir el punto y aparte que supuso este caso, sobre todo mostrando la incompetencia, egoísmo y manipulación por parte de los medios de comunicación y de la justicia.

Algo curioso es que esta representación de los medios de comunicación provoca un distanciamiento entre los personajes y los espectadores. ¿Por qué? Porque en las escenas más duras, los medios de comunicación también están ahí. Los micrófonos y las cámaras se meten en medio del dolor y distraen. Contribuyen a que te distancies del drama que está ocurriendo.

Distancia entre los personajes y los espectadores

Y es que esta distancia que los guionistas marcan entre los personajes y los espectadores me parece relevante. No quieren que te impliques emocionalmente en el drama que se está viviendo, necesitan que lo veas desde fuera, como un jurado imparcial, porque su objetivo es denunciar lo que allí ocurrió y, para ello, quieren que los espectadores realicen un juicio basado en la razón y no en la emoción.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Sin embargo, a medida que avanza Un caso francés, esa brecha espectador-personajes se va rompiendo, ya que es inevitable no preocuparse por los personajes principales a medida que el conflicto va escalando. Ahora bien, los guionistas siempre intentan que no te impliques demasiado, ya que ahondar mucho en el drama emocional complicaría el objetivo principal que persiguen: que el espectador realice un juicio racional sobre la mala praxis por parte de la justicia y los medios de comunicación.

¿Quién es el protagonista?

Un protagonista se suele definir como aquel personaje que hace que la acción avance. Además, el objetivo que persigue el protagonista suele ser el objetivo principal de la serie o película. El objetivo de esta serie está claro: descubrir quién es el asesino. ¿Y qué personaje hace que avance la trama? Bueno, muchos. Sin embargo, sí hay dos o tres en los que recae el mayor peso y que disfrutan de mayor tiempo en pantalla: la periodista Jeanne Lombardie, el gendarme Etienne Sesmat y el juez Jean-Michel Lambert. Y el objetivo de estos últimos es justamente descubrir quién es el asesino (aunque también tengan otros objetivos). Por tanto, podríamos decir que ellos son los protagonistas. Pero…

Entonces, ¿los padres de Grégory no son los protagonistas? Bueno, está claro que ellos son el centro de la trama, son las víctimas, y los espectadores nos posicionamos con ellos, estamos de su lado. Sin embargo, en la primera mitad de la serie son personajes pasivos -no hacen que la acción avance- y no contribuyen al objetivo principal de la serie -se mantienen al margen dejando que la justicia haga su trabajo-. Pero… en los últimos capítulos hay un cambio. Los padres pasan de ser pasivos a ser activos, toman acción para, en cierto modo, resolver ellos mismos el conflicto. Entonces, ahora sí podríamos considerarlos protagonistas.

En definitiva, Un caso francés es una serie perfecta para aquellas personas a las que les gusten los dramas criminales rurales. Pero no solo eso, creo que es un visionado recomendable para cualquiera que quiera mantenerse informado sobre lo que ha pasado en la historia de la humanidad y quiera reflexionar sobre la condición humana en general.

Graduada en psicología y formada en guion. Especializada en guion de animación infantil. Escribe críticas y análisis de series de animación en maideravila.com

Tendencias