Connect with us

Críticas de cine

‘Vaca’, la íntima mirada de un animal que se queda con nosotros

El documental, que narra la vida de una vaca en una granja lechera. es mucho más profundo de lo que parece

Publicado hace

en

vaca-documental-filmin-critica
Valoración:

Como en todos los géneros, a lo largo de la historia del cine han sufrido cambios brutales en sus maneras de narrar y ser realizados. El documental es uno de los géneros más interesantes en este sentido. Desde que se descubrió que podíamos captar los instantes, este arte que tanto nos gusta, ha sido una herramienta para dejar constancia de acontecimientos tanto alegres como sumamente tristes. También ha ayudado a instruir en cantidad de cosas al público. Pero es cierto que es un género cuyos cimientos, en muchas ocasiones, han sido sacrificados en pos de buscar un entretenimiento. Esto no es malo, pero a veces echamos de menos llegar a esos sentimientos tan puros que se pueden crear con este género, simplemente siendo testigos. Es lo que busca Andrea Arnold con su documental “Vaca”, y creedme, sabe muy bien lo que hace, consiguiendo una mirada sincera e íntima, y lo que es más importante, sin posicionarme demasiado.

La historia de Luma: una de muchas

“Vaca” es un documental que desde su título nos está informando: la identidad de su protagonista no es relevante. El film nos cuenta durante 94 minutos la vida de una vaca en una granja lechera. Está rodeada de compañeras, pero la protagonista es Luma, una madre a la que le arrebatan a sus hijas nada más nacer. La trama es esa, y creedme que es dolorosa, emocionante, bella, frustrante, abrumadora, tranquila… Con este punto de partida, la realizadora nos hace asistir a un pasaje sensorial que en muchas ocasiones nos hará removernos en nuestro asiento.

La inteligente y lucida realización de Vaca

Es difícil no posicionarse en un documental como “Vaca”, ya que hoy en día las sensibilidades respecto a estos temas son muy claros en muchas personas. Pero gracias al saber hacer de todo el equipo, tenemos una demostración de cómo habría que tratar este tipo de documentales. Es cierto que los hechos, son los hechos, y la película no los camufla. La realidad es la que es, e incluso las personas a favor de estas prácticas verán en la película un relato difícil de negar: es cruel, aunque lo mires de manera imparcial.

Lo que mejor consigue la película es hacernos seguir a su protagonista en su drama. A través de los planos, el montaje, el ritmo y la manera en la que los acontecimientos se entrelazan consiguen que sigamos a esta vaca en su rutina, siendo conscientes de que no tiene un futuro y que vive en un continuo bucle del que no hay salida. Un film lleno de miradas, de ojos que miran, que buscan. Una película llena de gritos que tratamos de descifrar, que consigue que nos pongamos en la piel de esa vaca a la que no la necesitan para otra cosa que no sea parir o extraerle la leche. Todo el tiempo que pasamos a su lado, consigue que se convierta en nuestra amiga.

La aparición de los humanos

vaca-filmin-critica
Vaca | Imagen cedida por Filmin

En “Vaca” las cosas están claras: los humanos no son los protagonistas, aunque están ahí acompañando a Luma en su viaje. Por eso, en una interesante decisión por parte de su directora, los humanos siempre aparecen de fondo, desenfocados, cortados o fuera de plano. Hay algunas excepciones, pero están ahí con un propósito. En ningún momento los juzga, o juzga su labor. Es más, en algunos momentos vemos el cariño que tienen a las habitantes de la granja, por eso nos cuesta más entender algunas de las cosas que estamos viendo. ¿Realmente reflexionan lo que están haciendo, o simplemente es algo que han aprendido que es así y lo hacen sin miramientos?

Vaca tiene ritmo muy bien calculado

Es cierto que en un documental de observación como es “Vaca” hay que entrar en la dinámica o puede hacerse cuesta arriba. Pero hay algo muy importante que hay que entender para poder captar todo lo que ofrece una película como esta. “Vaca” no quiere entretenernos, ni siquiera quiere darnos una lección, ni instruirnos. “Vaca” es un documental comprometido con su protagonista, y con la misma historia que se repite a lo largo del mundo. Por eso tiene otras prioridades que tener un ritmo frenético.

Los largos planos en los que vemos a Luma comer, los largos ratos que pasamos observando mientras está lamiendo a sus terneros, las largas tomas en las que la vaca está bajo las estrellas… Todo ello tiene el propósito de que conozcamos todos los aspectos de su vida. Que la miremos a los ojos, que analicemos sus gestos, y empaticemos con ella. Y lo consigue. Empatizamos. Llegamos a sentirnos muy cerca de ella. Llegamos casi a quererla. Aunque automáticamente se crea una barrera en nuestros cerebros: ¿Merece la pena? El futuro lo tenemos claro, y lo que vemos no nos ayuda a pensar de otra manera. ¿Qué clase de vida tiene? Consigue que nos pongamos en la piel de una vaca y digamos: ¿querría esto para mi? ¿Para nosotros?

Por eso, lo abrupto de su final tiene tanto poder que nos desgarra, nos hace pensar, nos hace preguntar, nos hace odiar, y en mi caso particular, llorar.

Reflexión para todos

Hoy el día el foco del animalismo se pone siempre en el humano que defiende la causa, atacando su estilo de vida, desacreditando sus acciones, apelando a que no es suficiente para salvar absolutamente nada. Pero “Vaca” pone el foco donde de verdad tiene que estar. El vegano no es un héroe (me puedo permitir decirlo, ya que llevo 8 años siéndolo), todos los que hacen un cambio en su estilo de vida reduciendo el consumo de productos animales en su día a día, no van a evitar que los animales mueran de manera cruel e innecesaria. Pero es que los importantes no somos nosotros. Son ellos.

“Vaca” nos pone frente a los ojos de Luma y nos cuenta la vida que lleva, dura y desgarradora. También nos muestra las pocas alegrías que tiene, todo desde un relato honesto y sin juzgar a los humanos que hacen que esto sea así. Pero si poniendo el foco en las verdaderas heroínas: las vacas que sufren esta rutina y aman y sobreviven hasta que ya no pueden aportarnos más y no son útiles. El que se asome a este documental no podrá negar esto, aunque realmente, todos lo sabemos, y las cosas siguen igual. Al menos, hemos podido conocer a Luma, a la cual no puedo dejar de admirar.

Vaca es un documental difícil y sincero

Entrar en una granja lechera y contarnos la vida de una de las vacas de una manera honesta e imparcial no es tarea fácil, pero “Vaca” lo consigue con la realización de Andrea Arnold. El problema es que acercarse a conocer la vida de una vaca en un documental no llamará demasiado la atención, y mucho menos a todos aquellos que miran hacia otro lado. Pero os animo a hacer el ejercicio el 13 de Mayo en Filmin, porque desde luego merece la pena. Y si realmente no queréis hacer ningún cambio, mirar a Luma a los ojos durante 90 minutos, así al menos, seréis igual de honestos que el documental.

Desde pequeño llevaba las cintas de VHS al salón en vez de usar juguetes. Crecí viendo cine, estudié realización y guion. Comparto el cine, mi estilo de vida, en CasadoConElCine. Una película no acaba en la pantalla, continúa en la conversación que crea.

Tendencias