Connect with us

Críticas de cine

‘Valentina’, una película de animación para toda la familia que persigue la diversidad

Chelo Loureiro dirige una cinta para toda la familia que persigue la diversidad con una protagonista con síndrome de Down.

Publicado hace

en

valentina-pelicula-critica
5/5

La infancia es sin duda el momento en el que más información podemos interiorizar. Es el momento en el que muchos de los aspectos de nuestra educación moldean nuestra manera de ver el mundo. Los estímulos son muchos, y los mensajes, diversos. Desde luego hay algunos puntos en los que madres y padres deberían coincidir, y los temas que Valentina’ pone encima de la mesa, son algunos de los más relevantes.

‘Valentina’ es una aventura para los más pequeños

Tráiler de valentina | ABANO PRODUCIÓNS

Valentina‘ nos cuenta la historia de una niña con síndrome de down que quiere ser trapecista. Un día, su abuela se va de viaje sin despedirse, y ella decide ir en su busca, emprendiendo una aventura llena de música, color, risas, y mucha emoción. Sin ninguna duda es un planteamiento que entretendrá a los más pequeños. La aventura es dinámica, llena de color y de ritmo.

Las canciones que van surgiendo a lo largo del relato ayudan a que todo ello fluya de manera orgánica, y, además, que entendamos las cosas a través de ellas, tanto la historia que se nos quiere contar, como las emociones que la protagonista va experimentando según transcurren los minutos del film. De entretenimiento va sobrado, y es probable que los más pequeños canten y rían. Los personajes secundarios son divertidos, sobre todo el fiel compañero de la protagonista, un ratón al que llama Chiqui, cuyos sonidos y manera de expresarse son adorables.

Emocionante para los más mayores

Pero como todos sabemos a estas alturas, las películas de animación de corte infantil nunca se quedan ahí, y ‘Valentina‘ tiene también lecturas muy interesantes para los adultos que acompañen a las salas a sus hijos e hijas. Ya desde el inicio del film vemos que la abuela de la niña no está bien, y aunque son detalles sutiles para los niños, para nosotros, son mucho más claros. Sabemos cuál es el viaje que emprende la abuela, sabemos que los padres tendrán que enfrentarse a una dura conversación al día siguiente, mientras Valentina intenta dormir. Todo el tema de la perdida sobrevuela continuamente las acciones, sabemos cuál es la metáfora, y es emocionante.

La película también trata de lanzar un mensaje de apoyo, una manera de contar a los más pequeños a donde va la gente que se va de viaje para no volver. En una entrevista, Chelo Loureiro, su directora, comentó que es una muy buena opción para las familias que no tienen el recurso del cielo. Una herramienta que no solo es muy aplicable, sino que, en el momento de verla de manera metafórica en el film, nos emocionamos mucho. Sin duda el duelo es un tema que nos afecta a todos tarde o temprano, y en ese sentido la película es muy emocionante.

Una dirección en la animación de lo más interesante

Chelo Loureiro firma ‘Valentina‘, su primer largometraje como directora, a los 63 años, pero no acaba de empezar en el mundo audiovisual. A pesar de trabajar en muchas cosas, como un astillero en Ferrol, o incluso fundar un periódico, hace años que comenzó su aventura en el mundillo, cuando en 2007 fundó Abano Producións, y comenzó a producir proyectos de animación.

En el film, de poco más de una hora, ya que la atención de los niños puede comenzar a bajar si la duración se extendiese mucho más, se nota la mano de Chelo a la hora de narrar con distintos tipos de animación. Se trata que ha estado inmiscuida en otros proyectos que le han dado las tablas para contar esta historia de distintas maneras que juntas aportan una riqueza muy grande al relato. Sin ninguna duda esta narrativa ayuda a la riqueza de la historia, teniendo momentos de auténtica lucidez y aprovechando al máximo los recursos.

Hay un momento que parece que vemos una parte de un videojuego, tenemos momentos en el que la pantalla va girando como si el suelo fuese curvo, pantallas divididas, por no hablar de los distintos estilos de dibujo… Además, la historia lo soporta ya que estamos en una película llena de magia y fantasía.

La música que necesita

valentina-pelicula-sindrome-down
Valentina | Fuente: valentinafilm.es

La música de ‘Valentina‘ corre a cargo de Nani Garcia, y lo mejor que podemos decir del trabajo realizado es que hay canciones que se quedan en nuestra memoria cuando la película termina. Varias canciones se quedan con nosotros, algunas con los más pequeños, y otras con los más mayores. Igual que hay muchos estilos en la animación, en la música ocurre igual, solo que aquí tenemos temas llenos de estribillos pegadizos que se repiten continuamente, para que los más pequeños puedan cantar incluso mientras ven el film. Uno de los puntos fuertes de una película infantil, y uno de los que mejor funciona.

La acogida que se merece

Valentina‘, a parte de hablar sobre la perdida y cómo enfrentarla, tiene un fuerte mensaje de inclusión. Habla de la diversidad, de lo importante que es que todos seamos diferentes. Lucha porque todo el mundo tenga las mismas oportunidades, y sobre todo, por que esas personas no se sientan solas o desplazadas. Y estos temas se cambian desde la infancia. Y el guion que firman Lúa Testa y Chelo Loureiro, tiene todos los elementos para aportar algo grande a la causa.

El film está nominado al Goya a mejor largometraje de animación, lo cual es un gran punto a su favor. Pero tiene uno mucho más importante: en su preestreno, con niños que podrían sentirse identificados con su protagonista, y educadoras y educadores que conviven con ellos todos los días, aplaudieron la cinta. Mucho. Varias educadoras se acercaron a Chelo y le agradecieron el trabajo hecho: “no hay muchas películas que podamos ponerles, muchas gracias, de verdad” le dijeron. Ese es el mayor indicador de que nos encontramos ante algo único y relevante.

Además, no solo lanza el mensaje en la pantalla, sino que a lo largo de la producción se ha contado con la gente idónea para transmitir el mensaje de todas las maneras posibles. Y, es más, el film no hace demasiado hincapié en que su protagonista tiene síndrome de down, eso no es lo importante. Su problema es el de una niña que echa de menos a su abuela, cosa que le puede pasar a cualquier niña. Son detalles que hacen que el film gane relevancia y peso, y que nos emociona, también, cuando vemos imágenes de la grabación de las voces. Tenemos mucho que aprender. Tenemos mucho en lo que avanzar, pero este es el camino.

‘Valentina’, llena de color, música y mensaje

Una película tiene muchos niveles de disfrute, y ‘Valentina’ cumple en todos. Es una cinta entretenida, divertida, llena de luz, color y música que se nos queda en la cabeza una vez se enciende la luz de la sala y tenemos que irnos a casa. Pero no se queda ahí: tiene un mensaje de inclusión que los más pequeños tienen que aprender, y tiene otro que les dice a los que se sienten diferentes, que no están solos. Los adultos de la familia que acompañan a los peques se emocionan también con el tema de la perdida, y obtienen una manera de abordar el tema, cuando desgraciadamente, toque.

La animación tiene muchos recursos narrativos que aprovecha al máximo, y además, todo lo que se ha trabajado para llevar a cabo la película, va en consonancia con lo que se defiende en sus 70 minutos de duración. Ser consecuente es algo que se agradece mucho hoy en día.

Con todo ello, creo que ‘Valentina‘ es una gran opción para disfrutar en familia, pero también, para sacar un rato y disfrutarla los adultos por su cuenta. Una hora es lo que suelen durar muchos capítulos de las series que vemos, y ‘Valentina‘ merece ese ratito. Ella se quedará con nosotros, y seremos mejores con ella. Con ellos. Seremos mejores entendiendo que todos merecemos estar en las películas que vemos.

No te pierdas la entrevista a Chelo Loureiro, directora de ‘Valentina

Desde pequeño llevaba las cintas de VHS al salón en vez de usar juguetes. Crecí viendo cine, estudié realización y guion. Comparto el cine, mi estilo de vida, en CasadoConElCine. Una película no acaba en la pantalla, continúa en la conversación que crea.

Tendencias