Connect with us

Críticas de cine

Vuela: cortometraje de Carlos Gomez-Mira

Publicado hace

en

cortometraje-vuela

Voy a ser sincero. Antes de ver el cortometraje Vuela, de Carlos Gomez-Mira llegaba a él con cierto escepticismo. Y es que, viendo algunas imágenes previas, la estética se me antojaba bastante infantil y parecida a obras de estudios más comerciales como Illumination Mac Guff.

Qué equivocado estaba.



De los cuatro cortometrajes de animación nominados a los Goya 2021, es posible que este sea el que más va enfocado a un público infantil. No obstante, a medida que la historia de sus protagonistas (dos pájaros subidos a un árbol que son incapaces de volar) va avanzando te das cuenta de que es un proyecto que no solo es apto para cualquier tipo de público, sino que es capaz de emocionar hasta al espectador más exigente.

La magia de ‘Vuela’ está en sus protagonistas

Como he dicho, los protagonistas de Vuela son dos aves que viven prácticamente ligados a un árbol por culpa de su incapacidad para volar. Entre ellos (uno más adulto y otro que no deja de ser una cría), surge una bonita historia de amistad y superación que no necesita palabras para ser contada, sino a dos protagonistas cargados de expresividad con los que somos capaces de empatizar desde el primer momento. La ejecución de estas escenas cuyo personajes usan la comunicación no verbal para entablar una relación de auténtica camaradería solo lo logra el cine de animación, y siempre y cuando está bien realizadas. Este es el caso.

Presenciamos chistes visuales que nos harán esbozar alguna sonrisa, pero también hay momentos de pura emoción. En menos de 15 minutos he podido llegar a empatizar con sus personajes y disfrutar de escenas que a mí, francamente, me calaron muy hondo.

Hablemos del apartado técnico

No hay duda de que Vuela estaba destinado a ser un producto bastante ambicioso. Siendo francos, en la animación he notado algunas físicas o elementos con ciertas carencias, pero en su conjunto nos encontramos ante una obra técnicamente más que correcta. Sus escenas tienen muy buen ritmo y su música (compuesta por Jaime Summers) es realmente digna de mención, porque es sencillamente fascinante.

En el tramo final me encontré con alguna escena que me recordaba a otros clásicos de la animación pero que, dentro de este contexto, le van a Vuela como anillo al dedo.

Ya en los créditos me he dado cuenta de que, a pesar de contar con un equipo de profesionales a su alrededor (que han hecho, por supuesto, un grandioso trabajo en este cortometraje), el nombre del propio Carlos no dejaba de aparecer una y otra vez, haciendo gala del enorme talento que tiene este director, algo que, tras ver esta pequeña película de animación, soy incapaz de poner en duda.

Esta historia corta trata sobre la valentía y la posibilidad de enfrentarnos y superar nuestros mayores miedos. Un cortometraje prácticamente redondo al que llegué con ciertos prejuicios creados, en parte, por algunas obras de compañías más comerciales.

¡Pero qué equivocado estaba!

Tendencias